Odebrecht Informa


La suerte de los determinados

Jairo Brito Gomes

texto Ana Cecília Americano foto Lívia Aquino

La pasión por desafíos llevó a Jairo a lograr experiencias transformadoras en el trabajo y en la vida.

Jairo Brito Gomes se considera um suertudo. Se encontró con la Hermana Dulce muchas veces en la vida, asegura, para moldear su carrera en Odebrecht. Ese economista egresado de la Universidad de Bahía (UFBA) ha vivido oportunidades únicas y fue testigo de la historia en los varios países en que actuó.

Para él, la vida ha sido generosa por los desafíos que le ha ofrecido y, también, por la presencia de varios líderes que supieron mostrarle cómo beneficiarse en cada situación.

Jairo admite estar entusiasmado con Odebrecht. “Voy donde me mande la empresa y permanezco el tiempo que la misma me necesite”.

Su pasión por la Organización nació y se desarrolló a lo largo de una trayectoria de 33 años, desde su primer programa, como pasante. A su juicio, su contratación, en 1978, por Marcos Lima, a la sazón responsable de auditoría en la matriz de la Construtora Norberto Odebrecht (CNO), en Salvador, y actual responsable de Odebrecht Administradora y Corredora de Seguros – OCS, fue uno de sus primeros encuentros con la suerte.

“Pero el golpe de suerte tuvo lugar en 1981”, cuenta. Aquel año, Jairo fue a trabajar en el sitio de obras en un proyecto que el propio Dr. Norberto acompañaba personalmente, los sábados, interesado en cada detalle”, recuerda.

Para el joven Jefe de Administración el hecho de haber contado con la Hermana Dulce como cliente representó un motivo de orgullo. La incansable religiosa, conocida por su trabajo social con los pobres y enfermos, estaba realizando un proyecto que se convirtió en referencia en Salvador: el Hospital Santo Antonio.

Según Jairo, entre sus funciones, tenía que controlar el stock de material. Por lo tanto, era común que la Hermana Dulce y él saliesen juntos por la ciudad, en camión, buscando donativos. “Pude ver de cerca lo que es una persona que vive, realmente, para servir”, observa. La bondad de la religiosa transformó su visión de mundo y tuvo un impacto directo en su carrera. “Empecé a tratar de redireccionar mis actividades para ocuparme más de las personas”.

 

La pasión por desafíos llevó a Jairo a lograr experiencias transformadoras en el trabajo y en la vida

 

La misma suerte que lo acompañó en Bahía lo llevó, años más tarde, a Portugal, a la subsidiaria Bento Pedroso Construções (BPC), para trabajar con los directores Paulo Cesar Fonseca e Hilberto Silva, ambos del área financiera. “Para mí, ellos han sido como una brújula”, dice Jairo. Allá, su misión sería entrenar a los profesionales locales y difundir la Tecnología Empresarial Odebrecht (TEO).

Al regresar de Portugal, Jairo se estableció en Salvador, en el cargo de Gerente Administrativo Financiero del Edificio Sede de la Organización. En esa ocasión tuvo la oportunidad de convivir con el fundador Norberto Odebrecht. “Cada encuentro que tuve con él fue una clase”, recuerda Jairo. “Cuando me exigía un trabajo, las observaciones eran hechas calmamente, sin ningún apuro”.

Jairo dice que aprendió mucho durante la época que pasó en Angola y Mozambique. En esos países vio de cerca los desafíos que enfrentaba la población africana. En Angola, durante el periodo de los conflictos armados en el interior del país, en algunos sitios de obra de Odebrecnt había tensiones y necesitaban la protección de las fuerzas armadas angoleñas. En uno de los momentos de mayor emoción de su carrera, a Jairo le tocó administrar la evacuación del equipo que actuaba en la construcción de la Hidroeléctrica de Capanda, en el río Kwanza, Provincia de Malange, en 1996. ”Al partir, uno de los compañeros se puso a cantar el himno nacional brasileño. Todos cantamos con lágrimas en los ojos”. Jairo, recuerda el episodio del que fue protagonista. Logramos salir de allí con seguridad”, recuerda.

Hoy día, después de haber pasado por São Paulo, donde trabajó con Fausto Aquino, Responsable de Administración y Finanzas en Odebrecht Engenharia Industrial, Jairo está en Venezuela. Es Gerente Administrativo Financiero de Converpro, consorcio entre Odebrecht y la estatal PDVSA (Petróleos de Venezuela S.A.), bajo el liderazgo del Director de Contrato Paulo Sá. En Caracas, prosigue la misión de divulgar la TEO.”Aquí hay mucha gente nueva y necesitamos trasmitir nuestros valores”, afirma.

Jairo es una persona muy vinculada a la familia. Al lado de su segunda esposa Jane, y de su tercer hijo Caíque, el economista, que en cierta época tuvo una convivencia cotidiana con la Hermana Dulce, está feliz y cada vez más estimulado, en términos personales y profesionales. Sobre su actuación en Odebrecht, actualmente, en Venezuela, afirma: “No hay nada mejor que trabajar con personas”.

Videos


servir

Cosechando los frutos

Régis Ribeiro da Silva, Líder de Frente en la Unidad Conquista do Pontal, muestra su rutina de trabajo en Odebrecht Agroindustrial

volta

Vuelta olímpica

Mário Fagundes, Responsable de Producción de la Vía Olímpica, presenta las obras del parque que será sede de las Olimpíadas de 2016, en Río de Janeiro

oog

Comunidades del mar

Integrantes de Odebrecht Óleo e Gás explican cómo la convivencia con personas de diferentes culturas genera aprendizajes e impulsa el negocio offshore