Odebrecht Informa


Para ti, Arequipa

La edición de Odebrecht Informa de enero de 1980

La edición de Odebrecht Informa de enero de 1980

Tapa del libro Arequipa

El fac simile publicado en Odebrecht Informa del documento histórico O Contrato de Valdívia

La Plaza de Armas, en el Centro Histórico de Arequipa

El Alcalde Alfredo Zegarra Tejada: “Antes de 1988, vivíamos en la oscuridad”

texto Márcio Polidoro foto Bruna Romaro

En esta edición dedicada a las comunidades, Odebrecht Informa rinde homenaje a una ciudad que ocupa un lugar especial en la trayectoria de la Organización

Construir una Central Hidroeléctrica en Perú, con un 95% de obras subterráneas, en una región de la Cordillera de los Andes sujeta a temblores que llegan a repetirse 50 veces en un solo día…”

Tener que perforar más de 13 Km. de túneles y galerías en las pendientes del volcán Misti (…) trabajando en el medio de temperaturas elevadísimas y emanaciones de gases venenosos y agua caliente…

Encontrar soluciones para los problemas logísticos, pues los trabajos se desarrollan entre 3.000 y 4.000 m, en un área accidentada, con fuertes vientos y cortada por grandes desfiladeros y cañones son algunos de los desafíos que hubo que enfrentar, al firmar con Electroperú, en abril de 1979, el contrato para ejecutar todas las obras civiles de la Central de Charcani V.

(…) Odebrecht está reclutando en Perú casi toda la mano de obra. Un pequeño equipo de cerca de 20 brasileños es responsable de la gestión técnica y administrativa, participando directamente de la ejecución de la obra y de la implantación de la política organizativa de la empresa”.

Y así fue que la edición de enero de 1980 de Odebrecht Informa narró los movimientos iníciales de la primer obra conquistada en el exterior por la Organización.

Entre los peruanos contratados estaba Augusto Sánchez Guillén. Profesor de Ciencias Sociales y especialista en Administración de personal, él empezó a trabajar en Odebrecht en febrero de 1980.

Inicialmente, apoyó el programa para el reclutamiento y selección; después, y hasta el final de la obra, en 1988, daba apoyo logístico a los brasileños que llegaban y se ocupaba del relacionamiento institucional del contrato con la comunidad.

Hoy en día, trabajando en la Alcaldía de Arequipa, Augusto Sanches cuenta con orgullo que después de leer la primera edición del libro Sobrevivir, Crecer y Perpetuar, lanzado en 1981, ayudaba a difundir la Tecnología Empresarial Odebrecht (TEO) entre los integrantes peruanos. Muchos de ellos no hablaban español. Y Augusto servía de intérprete de quéchua y aymará, idiomas nativos de la mayoría de los trabajadores reclutados en las regiones de la frontera y en las cumbres de la Cordillera de los Andes.

Recuerda que las familias de los obreros reclutados por Odebrecht eran un promedio de veinte y pico y que la integración siempre se dio con rapidez. “El fútbol era un aglutinador importante”. Había un club donde a los brasileños les gustaba jugar con los arequipeños y entablaban amistad rápidamente.

 

Una ciudad rodeada por tres volcanes

Arequipa está localizada en el Sur del país, a una altitud de 2.300 m., en un valle fértil, rodeado de montañas desérticas de la cordillera y de tres volcanes: Charcani, Pichupichu y Misti, el más imponente, a 5.882 m. de altitud.

Fundada en 1540 por el explorador español Francisco Pizarro, cuenta con 900 mil habitantes.

Un momento inolvidable para la población de la ciudad fue la visita del papa Juan Pablo II, en el 1985. “Odebrecht preparó la infraestructura necesaria para las celebraciones”, cuenta Francisco Begaço Rodrigues.

Él participó como conductor, del 80 al 89, en las obras de Charcani V. Hoy día trabaja en la empresa de Generación Eléctrica de Arequipa S.A., que opera la hidroeléctrica.

Al tiempo que exhibe la medalla que conmemora la inauguración de la usina, no esconde los buenos recuerdos: ”Fue la primera empresa que terminó con los apagones, dio oportunidades de trabajo a mucha gente del barrio, cambió la forma de tratar a los obreros, ofrecía beneficios –inclusive alimentación gratuita, lo que no ocurría en Perú y ayudaba a los necesitados. Trabajar en Odebrecht fue muy importante.”

En la Avenida Goyenecho, 225, cerca del centro de la ciudad, hay voluntarios que se ocupan de enfermos mentales hace más de un ciclo. En los años ’80, la institución necesitó ayuda para mejorar las condiciones de vida de los internos y contactó a Odebrecht. La respuesta fue “sí”. Y Arequipa tampoco se olvida de eso.

“Durante la mañana del 3 de diciembre del año pasado, las banderas de Perú y Brasil tremolaron a 3.000 m. de altura, sobre la encuesta occidental de la Cordillera de los Andes”- registró Odebrecht Informa en la edición de febrero de 1989- “simbolizaban más que la finalización de las obras y la inauguración del complejo hidroeléctrico de Charcani V. Representaban de hecho el paso definitivo para la internacionalización de la Construtora Norberto Odebrecht – CNO, la madurez para disputar contratos en el exterior, instalarse en otro país, vencer desafíos tecnológicos, formar sociedades y promover la satisfacción del país-cliente, participando de la integración de naciones y de la generación de beneficios sociales.”

Aquel día, otro hecho importante simbolizó los compromisos que asumió Odebrecht con la comunidad de Arequipa: en nombre de la Organización, el Canciller Abreu Sodré, en la época Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, devolvió al pueblo peruano un documento histórico importante conocido como El Contrato de Valdivia.

Se trata de una Carta-Poder de 1539, firmada en Arequipa, por los capitanes españoles Pedro de Valdivia, Alonso de Montenegro, Cristóbal de la Peña y Francisco Martínez, en la cual se otorgaba la autorización a Micer Francisco para que actuase, en nombre de los Reyes de España, con miras a la ocupación de América del Sur.

El documento que había sido hurtado del acervo peruano fue rescatado por Odebrecht en 1988, en un remate en Londres, después de casi tres años de negociaciones diplomáticas y políticas.

Otro marco de la contribución cultural de Odebrecht, es el libro Arequipa, con textos de Patricio Ricketts, fotos de Billy Hare y corrección de Moacyr Werneck de Castro, una edición de arte que ayudó a divulgar la riqueza histórica y natural de una ciudad reconocida por la ONU como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Veinte y tres años después de finalizar la obra, Odebrecht sigue viva en la memoria de la ciudad. “Antes de 1988, vivíamos en la oscuridad. El cincuenta por ciento de la población no tenía luz eléctrica”, dice el actual Alcalde Alfredo Zegarra Tejada. “La inversión fue de Electroperú, pero Odebrecht hizo su parte y, ahora, tenemos energía propia y hasta nos damos el lujo de exportar excedentes a Chile, estamos promoviendo el desarrollo paulatino de una ciudad que no había sido planeada para el siglo XXI, pero donde pretendemos contar con transporte sostenido, seguridad ciudadana, mejor salud y educación para todos.”

Videos


volta

Vuelta olímpica

Mário Fagundes, Responsable de Producción de la Vía Olímpica, presenta las obras del parque que será sede de las Olimpíadas de 2016, en Río de Janeiro

oog

Comunidades del mar

Integrantes de Odebrecht Óleo e Gás explican cómo la convivencia con personas de diferentes culturas genera aprendizajes e impulsa el negocio offshore

servir

Aprendizaje diario

Carlos Alexandre, Técnico en Equipos, nos presenta su rutina de trabajo en Odebrecht Petróleo y Gas