Odebrecht Informa


La consolidación de una nueva tecnología

texto Da Redação foto Consórcio Rio Paraguaçu/Divulgação

Por segunda vez en la historia, una plataforma de petróleo es lanzada al agua a partir de otro cuerpo flotante

En São Roque do Paraguaçu, Bahía, la creatividad, planificación e innovación tecnológica marcan hitos en la industria offshore: por segunda vez, una plataforma de petróleo es lanzada al agua a partir de otro cuerpo flotante. El lanzamiento de la P-60, de Petrobras, se realizó a cerca de tres kilómetros del sitio de obras en que fue construida y montada por el Consorcio Rio Paraguaçu (formado por Odebrecht Engenharia Industrial, Construtora Queiroz Galvão S/A y UTC Engenharia).

Realizado en octubre pasado, el lanzamiento de la P-60 fue posible gracias a otro procedimiento de éxito, que permitió la consolidación y el perfeccionamiento de una tecnología empleada de forma pionera por las empresas del consorcio: el lanzamiento de la P-59, también de Petrobras, llevado a cabo en junio 14 Segundos que Entraron para la Historia – OI 155. El método desarrollado integralmente en Brasil, y ahora repetido por el mismo equipo, prueba que el uso de balsas sumergibles para el lanzamiento de plataformas autoelevables es seguro y económicamente factible.

“En la operación de la P-60, utilizamos nuestros remolcadores en un momento en que el viento y la corriente eran mayores. Con eso, se pudo probar la operación en condiciones climáticas menos restrictivas que las anteriores”, relata Mário Moura, Gerente de Producción y Responsable de las actividades de Ingeniería de Campo del consorcio. “La operación de lanzamiento de la P-60 fue un éxito. Los dos cuerpos flotantes (plataforma y balsa) se comportaron de la manera esperada”, añade.

 

Actividad paralela

Moura, que trabajó en la construcción y el lanzamiento de las dos plataformas, explica que el próximo desafío del equipo será finalizar la construcción de la P-59 hasta fines de febrero, cuando la plataforma estará lista para su tow-out (remolque) hacia alto mar. “Ahora, estamos finalizando la puesta en marcha del drilling – sistema de perforación sumergida con altísimo nivel de automación – y terminando de montar sus “piernas”, que llegarán hasta 140 metros de altura cada una”, dijo. Para el montaje, se utilizará una grúa de 1250 t, una de las mayores ya usadas por Odebrecht.

La finalización de la P-59 ocurre en paralelo a las etapas de lanzamiento y construcción de la P-60, que recientemente pasó por el jacking de piernas (movimiento en que las bases de sustentación son estabilizadas en el fondo del río, cerca del astillero). Antes de caer al agua, las dos plataformas fueron sometidas al procedimiento de load-out, que consiste en la colocación de la plataforma sobre la balsa, aún en tierra firme. La transferencia se realiza con el auxilio de patines de embarque, que reciben un revestimiento de teflón y una capa de sebo de carnero, para reducir la fricción de la operación.

Tanto la P-59 como la P-60 han sido proyectadas para operar en áreas cercanas a la costa, en aguas con hasta 110 m de profundidad. La capacidad de perforación de cada plataforma tiene proporciones abisales: cuando estén en el mar, las plataformas permitirán una inspección de hasta 10 mil m de profundidad, lo que posibilitará a Petrobras llegar a la capa de pre-sal.

 

Menos costo, más flexibilidad

El lanzamiento de la P-60 se llevó a cabo con el apoyo de la Marina de Brasil y la Capitanía de los Puertos y duró un segundo a más que el lanzamiento de la P-59. En un cuarto de minuto, la plataforma gigante de 7.100 t y 60 m de altura deslizó sobre la balsa BGL-2 de Petrobras (también utilizada en el lanzamiento anterior) hasta estabilizarse en las aguas del Río Paraguaçu, cerca de su desembocadura. La utilización de la BGL-2 representa, en la práctica, menos costo y más flexibilidad para el consorcio, ya que utiliza la tecnología puesta a disposición por el propio cliente.

“La tecnología desarrollada en São Roque ha posibilitado la construcción de este tipo de plataforma en instalaciones de relativa simplicidad, en vez de astilleros navales”, afirma José Luís Coutinho, Director de Contrato de Odebrecht. Antes de las dos operaciones, los métodos conocidos de lanzamiento de plataformas autoelevables exigían la existencia de un dique seco o de una corredera fija (estructura semejante a un astillero) además de la opción de una balsa sumergible, cuyo alquiler es bastante caro y de disponibilidad reducida.

De acuerdo con Coutinho, tres años de trabajo y estudios han traído resultados positivos no solo a la Organización. Uno de estos resultados es la calificación de trabajadores en São Roque do Paraguaçu. El otro es la capacitación tecnológica de las empresas involucradas en la construcción de las dos plataformas, lo que posibilitará lanzamientos futuros con tecnología totalmente nacional. “Contractualmente, el cliente podrá optar por la construcción de una tercera plataforma Jack-up, para la cual podremos utilizar todo nuestro aprendizaje adquirido con las P-59 y P-60”.

Así como la P-59, la P-60 ha sido proyectada para operar en zonas cercanas a la costa, en aguas con hasta 110 m de profundidad

 

versión Norma Medina

Videos


clarival

El Mapa que inventó Brasil

En los diez años del Premio Odebrecht de Investigación Histórica, el libro de la historiadora Júnia Ferreira Furtado reconstruye los orígenes del trazado que dio forma al actual territorio brasileño

educa

Educar es dar el ejemplo

Primera Asociación Público Privada en educación del país permitirá la construcción y operación de 32 guarderías y cinco escuelas de educación primaria en Belo Horizonte

acv

Desde la materia prima hasta la eliminación de residuos

Metodología utilizada por Braskem permite conocer todo el ciclo de vida de un producto y calcular su real impacto en el medio ambiente